El gluten posee una proteína llamada gliadina y los lácteos una llamada caseína, ambas muy similares. Hace poco tiempo se reconoce la existencia de un nuevo síndrome llamado de sensibilidad no celiaca al gluten. Desgraciadamente, este cuadro es extremadamente frecuente en niños con alteraciones funcionales de tipo Autismo, Asperger, TDHA, etc… y en adultos con estrés crónico, sobre todo en mujeres. Para manejarles adecuadamente debemos evitar el consumo de estos alimentos, al menos de forma temporal. Este examen nos permite saber si es sensible solo al gluten, a la caseína o a ambos, lo cual nos permite restringir solo lo negativo y hacer la dieta más llevadera.