Con el paso del tiempo nos damos cuenta que nuestra respuesta hormonal se deteriora y nuestro rendimiento también, incluso fomentando el aumento de peso corporal en grasa. Detrás de esto se halla un metabolismo que ha perdido “flexibilidad”, donde la actividad enzimática que dirige la optimización de la energía se ha deteriorado. El estudio de la dinámica de las membranas celulares y de las actividades enzimáticas como la AMPK, nos permiten organizar un tratamiento eficaz y objetivo.