El desarrollo de un proceso neoplásico a nivel de las mamas y del útero en edades pre y post menopausia, tiene relación directa o indirecta con los estrógenos. En realidad no con estos, sino con el mecanismo de catabolismo o degradación de estas hormonas. Este proceso puede suceder vía carbono 2-4 o 16 de los estrógenos, y las ultimas dos vías alimentan el desarrollo de un cáncer. Sin embargo, la vía del carbono 2 , protege frente al cáncer.  Estos datos nos los ofrece este examen y son cruciales para evitar el desarrollo de estos procesos cancerígenos. El examen tiene mayor importancia si hay antecedentes en la familia de cáncer de mama o malos hábitos alimentarios, de consumo de tóxicos o de alteraciones crónicas del sueño.