Según las normas convencionales establecidas por el servicio nacional de salud, más del 50 % de las enfermedades cardiovasculares se producen en pacientes con niveles de colesterol teóricamente normales. La presencia de alteraciones que denotan inflamación del endotelio (cara más interna de las arterias) de la elasticidad arterial, así como de la oxidación de los lípidos, de la agregación plaquetaria o de la tendencia a generar trombos, ocupan las causas de estos procesos. Tristemente, estos estudios a penas se solicitan porque las herramientas para corregirlos tienen un perfil no farmacológico, no patentable y poco valor económico, lo cual no debería restar importancia para el médico, pero muchos de ellos a penas lo conocen. Desde una visión humanista e integradora, es fundamental estos estudios sobre todo en pacientes con antecedentes de patologías cardiovasculares en la familia o en ellos mismos y en aquellos que quieren hacer una medicina preventiva.