Utilizando una muestra de cabello, de uñas, de saliva y/o de orina podemos determinar las concentraciones de minerales importantes para el sistema de detoxificación endógeno, el cual nos protege del daño celular. Por otro lado, nos aporta datos muy valiosos de la presencia o no de metales pesados, que pueden comprometer de forma directa  o indirecta la salud, desde una enfermedad cardiovascular  hasta la expresión de una demencia, pasando por una disfunción mitocondrial. Estos datos nos permiten diseñar un tratamiento a la medida.