A través de las sesiones de estimulación cognitiva se reactiva la atención, la memoria y el proceso neurolingüístico. Este tipo se sesiones terapéuticas están especialmente indicadas para personas que necesiten estimular o reparar las funciones cognitivas.

La Neurología y la Psicología se fusionan con la Programación Neurolingüística, que nos permite trabajar y estimular los diferentes aspectos cognitivos. En las sesiones se explica lo que aporta cada ejercicio que se lleva a cabo y así el paciente es capaz de integrar mejor su proceso cognitivo y de crecimiento personal. Estas sesiones se desarrollan en un entorno confortable, que facilita el aprendizaje de nuevas estrategias de atención y memoria.

Gracias a esto, personas que han padecido ictus pueden recuperar total o parcialmente sus funciones cognitivas mediante ejecicios específicos de funciones cognitivas. Enfermedades diversas, tanto si se padece dolor físico como dolor emocional, collevan frecuentemente un déficit de atención, lo que conlleva a continuos olvidos y  una progresiva pérdida de memoria y de estrategias para memorizar. En las sesiones psicoterapéuticas se trabajan los aspectos cognitivos y de percepción que elevan la atención y la memoria porque se desarrollan estrategias para memorizar prestando atención a nuevos y diferentes estímulos.

Si bien la edad es un factor importante en los fallos de memoria, no es determinante. Se ha comprobado que la influencia del ambiente y la estructura personal, influyen tanto o más que la edad.

Las emociones son desencadenantes fundamentales que inciden en la memoria. Aspectos personales como autoestima, ansiedad, depresión, estrés, jubilación, fibromialgias, fatiga crónica y otras enfermedades, o el estilo de vida pasivo, perjudican seriamente al buen funcionamiento de la atención y la memoria.

La pérdida de memoria se produce por un empobrecimiento de las conexiones neuronales y en la sesiones terapéuticas se estimulan las conexiones neuronales para activar nuevos canales de atención y nuevas formas para memorizar.

La rutina, funcionar de forma “automática” empobrecen notablemente la atención y la capacidad para memorizar.