El feto requiere grandes cantidades de glicina para satisfacer sus demandas metabólicas y estructurales

La glicina tiene particular importancia en la formación de las unidades estructurales de las proteínas, como el colágeno, y en muchas rutas metabólicas como una fuente de unidades de un solo carbono. En los mamíferos el colágeno forma parte de entre un 20-25% de las proteínas del cuerpo y alrededor del 30% del colágeno es glicina. Esto indica su clara importancia estructural. Pero la glicina también es esencial como precursora metabólica, ya que muchos de los productos del metabolismo de la glicina, como los ácidos nucleicos, el grupo hemo y la creatina, representan el punto final de su metabolismo, por lo que no pueden ser reciclados nuevamente a glicina.

El feto, debido a su crecimiento rápido y gran actividad metabólica, requiere cantidades muy superiores de glicina.

En condiciones normales (con una dieta convencional, que suele ser muy pobre en glicina), el aporte de glicina de la madre al feto es inferior al de otros aminoácidos esenciales, como la leucina y la fenilalanina, sugiriendo que está muy lejos de poder satisfacer las grandes demandas de glicina del feto. Esto se comprobó mediante experimentos donde se suministró glicina marcada con 15N (isótopo estable e inocuo) a bebés prematuros, y no apareció virtualmente urea marcada con 15N en la orina.

Los investigadores estudiaron la actividad de la enzima serina hidroximetil transferasa (o glicina hydroxymethyl transferasa), responsable de la síntesis de glicina en la placenta, para comprobar si esta vía podría proveer al feto con las cantidades de glicina que necesita para su desarrollo. Los resultados indicaron que la actividad de esta enzima es muy baja en la placenta humana, por lo que no puede rendir cuentas de los requerimientos fetales.

Otra vía de obtención de glicina podría ser la propia síntesis de glicina por el feto pero la evidencia en bebés prematuros sugiere que el feto no puede sintetizar suficientes cantidades de glicina para suplir sus requerimientos.

Este estudio tiene grandes implicaciones para el embarazo humano, ya que muchas embarazadas muestran signos de carencia de glicina, algunos aparentes como el sangrado de las encías, disminución de la hemoglobina, caída del pelo (y otros metabólicos, que se reflejan en un aumento entre el 3-10% en la conversión de glutamilcisteína a 5-L-oxoprolina); incluso en embarazadas normales y sanas. Por tanto, los autores han propuesto que durante la vida fetal la glicina debe ser considerada un aminoácido condicionalmente esencial.

 

Fuente: Lewis, R.M., et al., Low serine hydroxymethyltransferase activity in the human placenta has important implications for fetal glycine supply. J Clin Endocrinol Metab, 2005. 90(3): p. 1594